Evita el acné corporal con estos simples consejos alimenticios

Los problemas de acné afectan a la mayoría de la población así sea en un punto determinado en la vida; aunque existan personas a quienes parece que no les sale ni una sola espinilla en toda la vida, hay otros a quienes el acné puede llegar a dejarles secuelas en la piel. El acné es una condición que está relacionada con la adolescencia, y debido al cambio hormonal característico de esta etapa del desarrollo humana, los jóvenes son más propensos a padecer de acné; otras razones comunes que pueden originar la aparición de espinillas y puntos negros es un déficit en la higiene personal, la grasa y la piel muerta se quedan tapando los poros de la piel, impidiendo que la dermis se oxigene y causando irritación.

Aunque parezca que el acné es inherente a la adolescencia, pues el cambio hormonal que ocurre causa que las glándulas produzcan exceso de aceite, lo que conlleva a un aumento de probabilidad que se obstruyan los poros y aparezcan espinillas. Sin embargo, mucho de este desbalance hormonal puede ser regulado mediante una alimentación inteligente; o al contrario, puede empeorarse la condición si, aunado a los cambios de la adolescencia, también se le suma una alta ingesta de grasas, productos derivados de la leche, azúcares, alimentos procesados, frituras, alimentos que aumenten los niveles de insulina como arroz blanco, pan blanco, tortas, galletas y pastas.

Estos alimentos contribuyen a que suba el colesterol y se incremente la producción de insulina, obteniendo como resulta un efecto hormonal similar a lo que ocurre con los adolescentes, las células sebáceas de la epidermis excretan más aceites debido a la alteración endocrina. Por otro lado, optar por una dieta más natural, prefiriendo elegir productor orgánicos sobre enlatados y procesados, aumentar el consumo de vegetales y frutas, y modificar los métodos de cocción (horneado, asado, al vapor, son los métodos predilectos para una vida saludable).

Alimentos que ayudan a prevenir el acné

Anacardo, nueces brasileñas y pistachos: aunque existe la creencia común de que las nueces incrementan el acné, esta afirmación no es completamente cierta. La mayoría de las nueces son fuentes de minerales, vitaminas y proteínas que aportan gran beneficio al cuerpo, sin embargo su consumo debe ser de porciones pequeñas, puesto que contienen muchas calorías, y al consumirlas en exceso estas calorías se terminarán convirtiendo el colesterol y grasas, lo cual empeoraría la condición del acné.

Por otro lado, si se limita el consumo a unos pocos gramos dos o tres veces por semana, se puede aprovechar los beneficios de los pistachos, nueces brasileñas y anacardos. El alto contenido de selenio, zinc, ácido fólico, ácidos grasos omega 3, vitaminas A, C y E, hace de este tipo de nueces las predilectas para casos de acné, brindando propiedades hidratantes, antibióticas, anti-inflamatorias, antioxidantes, al mismo tiempo que estimulan la renovación de la piel y mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico.

  • Té verde: el té verde es un astringente natural, anti-séptico, anti-bacterial, anti-micótico, contiene gran cantidad de antioxidantes, también es anti-inflamatorio. Pero lo más interesante es que el consumo cotidiano de té verde ayuda a regular desbalances hormonales que producen acné. La versatilidad de este ingrediente lo hace fantástico ingerido tanto como para uso tópico, con las compresas de té verde enfriadas previamente de ser usadas, puedes aliviar la inflamación de la piel, calmar y desinfectar los poros y espinillas; puedes utilizar la infusión para aplicarla como tónico facial, esparciéndola con un algodón sobre tu rostro, o zona afectada.
  • Col rizada: numerosos recientes estudios cualifican a la col rizada entre los mejores ingredientes que un paciente con acné puede comer para mejorar su condición. La creciente adoración por la col rizada no ha sido construida de la nada, la cantidad de nutrientes que se encuentra en esta planta brinda un balance ideal para tratar brotes de acné. Aporta vitamina A que se encarga de controlar la producción sebácea de las glándulas, evitando que liberen tanta sustancia grasa en la superficie de la piel, por ende, previniendo la obstrucción de los poros; también contribuye con una buena dosis de vitamina C, que estimula la producción de colágeno y mantiene hidratada la piel; por último, también contiene magnesio, este mineral es conocido por ser utilizado para controlar los brotes de acné por estrés, pues regula los niveles de insulina y promueve una piel menos grasosa.
  • Linaza: otro ingrediente estupendo para regular el colesterol, su alto contenido de ácidos grasos omega-3 le brinda propiedades anti-acné, ayudando a aliviar inflamación y mejorando la circulación sanguínea y oxigenación de la piel. Puede consumirse la semilla molida en batidos, o el aceite en pastillas. Además aporta muchísimos otros beneficios para la salud desde protector cardíaco hasta anticancerígeno, la linaza es un alimento que debes incluir en tu dieta anti-acné.
  • Yogurt griego: aunque no es recomendado el consumo de productos derivados de la leche, el caso del yogurt vendría siendo una excepción. Al contrario de la leche, el yogurt cuenta con probióticos que mejoran la salud del tracto digestivo, y así no parezca estar demasiado relacionado con el acné, hay que tener siempre en cuenta que la salud gastrointestinal es fundamental para el mantenimiento de un organismo balanceado y sano. Lo que hacen los probióticos es aportar bacterias protectoras y eliminar las bacterias dañinas que pueden generar acné, entre muchas otras condiciones desfavorables para tu salud. Consumir un buen yogurt griego diariamente previene de muchas enfermedades y mantiene tu salud intestinal, pero también puede ser utilizado como mascarillas para nutrir la piel y mejorar la flora bacteriana de la zona afectada por acné.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *